Cuando jugamos al golf nos enfrentamos con diversos enemigos, el campo, el viento, la lluvia, el Sol, estos sólo son una pequeña relación de algunos de los ellos y para derrotarlos tenemos las armas que nos da nuestra experienciamaar01-peeing-on-golf-course, nuestro nivel de juego, sin embargo existe uno, interno, que es muy difícil de combatir, la próstata.

Ya nos estuvo dando la lata la noche anterior a jugar, obligándonos a levantarnos de la cama en un par de ocasiones para ir al baño. Cada vez que lo hacemos nos cuesta trabajo retomar el sueño por lo que de las 7 horas que hemos permanecido en la cama hay que deducirle un par de horas por este asunto. Total 5 horas de sueño como mucho.

Cuando llegamos al campo y antes de salir al mismo tenemos que hacer una visita al W.C., si no lo hacemos, en el hoyo 1 haremos la primera micción de la mañana cuando no la hemos hecho ya en el aparcamiento…

Si no nos programamos perfectamente para solventar este problema, ubicando los lavabos que tiene el campo y procurando no tomar mucho líquido antes de jugar, nos vamos a pasar la mañana arrimados a los árboles como si fuéramos un Pastor Alemán. Existen 2 ó 3 árboles en cada campo que conocen perfectamente nuestra anatomía masculina y no creo, que a estas alturas, estemos ninguno de nosotros para presumir y menos delante de un chopo.

Durante el juego estamos constantemente distraídos buscando un sitio y la ocasión para hacer una escapada liberadora y muchas veces no somos capaces de adoptar una postura correcta para patear ya que tenemos que apretar las piernas por si acaso.

Generalmente esperamos a tener el honor de salir primeros para utilizar, el tiempo que van a emplear nuestros compañeros de partida en salir, en desaguar. El problema está cuando jugamos mal o la partida es mixta, en estos casos tendremos que rezagarnos para solventar el asunto.

B76RXiCIUAEpLn0

Pero aún programándonos la cosa no es sencilla. Hace tiempo que dejamos de ver en donde cae nuestro chorro(¿), porque no tiene fuerza y aunque la tuviera la barriga impediría su visión. Ya no nos parecemos, en nada, al Manneken pis belga. Además, en épocas del año, llevamos además de la ropa interior, un pantalón cuando no una malla por debajo o el esquijama y el traje de aguas. Para buscar el asunto tenemos que abrir más puertas que en un castillo y encontrarlo resulta difícil ya que, con el frío, está más arrugado que el pantalón de lino de un taxista. Cuando utilizamos un baño de pared, el problema se resuelve bastante bien pero si tenemos que hacerlo en otro tipo de baño o en el campo el tema se complica y, en muchísimas ocasiones, nos mojamos. ¿Qué hacer en estos casos?

Si esto ha ocurrido en un baño lo mejor es utilizar el secador de manos para secar la zona. Si no lo hay, echarle agua al resto del pantalón para poder decir que el agua de la pileta tenía mucha fuerza (lo contrario que nosotros) o que estás sudando mucho. Yo este problema lo tengo resuelto, siempre llevo el pantalón de “aguas” en la bolsa y ante un percance de este tipo, me lo pongo. Ya tengo jugado con ese pantalón en agosto a 30 grados. Solo tienes que dejarlo un poco abierto por delante y en un par de hoyos todo sequito. Pero ojo con la próxima parada.

El otro tema es que si tienes este problema, debes de usar ropa oscura, externa e interna. Desconozco el mecanismo pero la ropa de los que padecen de próstata suele ponerse amarilla y, a veces, no combina adecuadamente con el resto de la indumentaria. Ya ni te cuento si utilizas el mismo pantalón de forma seguida sin pasar por la lavadora, llevarás una señal, inconfundible, de que tienes problemas de presión.

Y cuando remate la partida y hayas dejado el campo regado, no se te ocurra despedirte del personal dando la mano, si lo haces observarás el rictus angustioso de los que fueron compañeros de partida, despídete con el puño cerrado, sin levantar el brazo, o casi mejor tírales un beso pero, por favor,  sin utilizar las manos.

 

Ah, no te olvides de lavar la bola, sabe Dios por donde anduvo.

Frase lapidaria:  «No necesito que recuerdes mi edad, tengo una vejiga que lo hace por mi.»

[youtube width=»1140″ height=»855″]https://youtu.be/nx_-NMpfCLI[/youtube]

Un comentario

  1. El comentario de nuestro capi como la vida misma, y nos digo nada de los que tienen que tomar ese medicamento que dice llamarse «ciurit», es que no paran, es un auténtico problema. A patir de ahora «el que no tiene un problema tiene más.
    HECHO OI QUE HAY».-

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *